Imagen CC-A por Hey Paul Studios
Imagen CC-A por Hey Paul Studios

Los emprendedores son, de hecho, los que configuran y crean el término emprendimiento. Es importante, por lo tanto, intentar descubrir cuáles son de hecho los activos y habilidades que configuran un emprendedor.

Hay algunos elementos que parecen comunes en cualquier emprendedor:

La necesidad de logros.

La necesidad de logro implica sobretodo cierta preferencia por los retos, una aceptación de la responsabilidad personal en los resultados y una especial vocación hacia la consecución de los mismos. El emprendedor, por lo tanto, intenta alcanzar las metas porque considera que es su responsabilidad y será fruto de sus esfuerzos y trabajo.

El individualismo

El emprendedor tiene cierta tendencia a hacer las cosas de forma diferente. Esto provoca que sus actos no sean aprobados por la gente que les rodea, por lo que necesitan cierta tendencia al individualismo para no desear esta aprobación. Aceptan esta situación.

El control

El emprendedor tiene la creencia de tener la suficiente influencia para decidir y controlar su propio destino. No está tan sometidos al mercado, las circunstancias, la crisis o la suerte. Y mucho menos a terceros.

El foco

Como emprendedor, suelen haber muchas cosas a las que atender. Pero los emprendedores de éxito tienen la capacidad de enfocarse en un momento dado en el cumplimiento de la tarea. Y finalizarla.

El optimismo

El optimismo es inherente al emprendedor. El optimismo es necesario para animar a tu equipo a compartir tu aventura. El optimismo es necesario para poder superar los miedos a los altos riesgos que supone cualquier iniciativa emprendedora.

Este optimismo, si bien necesario, es recomendable moderarlo para evaluar correctamente las fortalezas y debilidades de tu solución y examinar riesgos con rigor.

Biblio: “The Opportunity Analysis Canvas”, James V. Green
Anuncios